Home » Ideas » Así nació imaginARTE juegos

Así nació imaginARTE juegos

Publicado en: Ideas, Juegos, Personal, Todas las categorías | 0

Después de más de 30 años de experiencia en el mundo de los juegos decidí fundar una empresa que aglutinara y comercializara toda esa experiencia.

Como casi siempre hago con los trabajos que inicio, trato de superar lo que yo llamo el “síndrome del papel en blanco”, que ya me pasaba cuando proyectaba obras de arquitectura, y que consiste básicamente en lo que se podría decir: “no sé por dónde empezar”, y para ello empiezo a hacer rayas, muchas veces sin sentido, para poco a poco ir matizando los conceptos y aclarando las ideas.

Pues bien, lo primero es bautizar al niño, y comencé a pensar en posibles nombres para darle. Barajé muchos, algunos divertidos, otros ridículos, es decir un auténtico brainstorming (“tormenta de ideas” en vulgo) y por fin di con un nombre que me gustó: Imaginarte. Tenía todo lo que creía que un nombre podía significar a propósito de lo que yo hacía, y así quedo pensado y decidido.

Pero todo nombre necesita un apellido, y más cuando el nombre con el que bautizaba al neonato no significaba en sí nada concreto. Por eso le añadí la única palabra posible que remataba un auténtico nombre de caballo ganador: juegos. Había así superado mi síndrome y ya estaba en marcha para lo que me echaran.

Incluí en la empresa todo mi saber, mi currículum y me lancé al proceloso mundo comercial para decirle al que quisiera escucharme que había renacido. Y la respuesta fue francamente buena. Los comentarios y buenos deseos fueron de todo tipo, y el acierto en el nombre se reconoció casi unánime, pero muchos me preguntaron el por qué del nombre y si, teniendo en cuenta mi perversa mente, ocultaba algo en su interior, por lo que me puse a pensar sobre todo lo que podría significar IMAGINARTE.

Descubrí palabras dentro de palabras que sin darme cuenta estaban ahí ocultas. La primera era hacer una separación en dos palabras, aunque con alguna letra en común: IMAGINAR y ARTE que resume mucho de nuestro trabajo. Mi experiencia con los museos desde casi el principio de mi actividad en este campo de los juegos, hacía que este nombre adquiriera mucho significado. Recordaba a mis primeros diseños para el Museo Reina Sofía que titulé buscARTE, y que tuvo muchas secuelas, desde juegos para niños hasta visitas diferentes a los museos por parte de sesudos directivos de empresas.

Pero pronto me di cuenta que, sin pensarlo mucho, ocultaba una palabra clave para mi trabajo: MAGÍN. El DRAE (Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española) lo define como sinónimo de imaginación, es decir:

imaginación.

(Del lat. imaginatĭo, -ōnis).

1. f. Facultad del alma que representa las imágenes de las cosas reales o ideales.

2. f. Aprensión falsa o juicio de algo que no hay en realidad o no tiene fundamento.

3. f. Imagen formada por la fantasía.

4. f. Facilidad para formar nuevas ideas, nuevos proyectos, etc.

Casi todo encaja con nosotros, pero hay quien le añade más y piensa que es también sinónimo de creatividad e ingenio. En definitiva, una palabra muy acorde al espíritu, las capacidades y los objetivos de nuestra empresa.

También es posible formar fáciles palabras sin más que eliminar alguna intermedia. Es el caso de MAGIA, que también se relaciona mucho con nosotros puesto que no sólo contamos con magníficos magos como Rafa Píccola, que ha colaborado con nosotros en multitud de ocasiones, sino que la magia forma parte en buena medida de lo que hacemos. Hay quien piensa, cuando ve nuestros enigmas y retos, que somos algo magos incluso en el sentido ancestral de la palabra, y convertimos a veces (si la suerte nos acompaña) una simple pregunta en un reto o incluso en un apoteósico enigma que pone a cien las neuronas de los que tratan de resolverlo. Nuestro libro El legado de Seven Month es una buena muestra de esto que digo.

Otras palabras como GIN, IMÁN, MINAR, MAR… ya son más difíciles de relacionar, pero estoy seguro de que si me pongo… 😉

Deja una respuesta

Usted debe Ingresar para publicar un comentario.